Apri il menu principale

Pagina:Ferrero - Meditazioni sull'Italia, 1939.djvu/225

206 giudizio di victoria o. campo

y que no desee nada
y que acepte gozoso lo que me das
y sin tirsteza lo que me quitas.
Y que sepa vivir,
no según mi yo, que es insaciable,
sino según la naturaleza de las cosas.

«Estamos locos sin darnos cuenta. Toda nuestra vida se basa en la pasión y queremos tranquilitad! Yo mismo soy el más loco de todos los locos, ay! Pero al menos ahora lo sè». (Apuntes de Leo, mayo de 1933.)

A eso, pues, había llegado.

Sus ojos se habían vuelto hacia Pascal, a quien leía y releía. Exactamente, quizá, como yo había buscado en èl refugio en un momento análogo de mi vida. Pienso en Leo, más que nunca, con amistad fraternal. Y, más que nunca, siento que si la vida le haya sido ahorrada hubiera soportado tan bien la prueba terrible.

Victoria O Campo.