Pagina:Baretti - Prefazioni e polemiche.djvu/331



repetídamente oido deck corno entro muchissimas copias manuscritas de la tal parte segunda pocas eran las corretas, y que las mas rebosaban de crassissimos errores por la ignorancia ó por la incuria de los copistas, y aun atestadas de lagunas, que» cortando aqui y acá la narracion, la dejaban sin sentido en muchas partes. Bien me asseguró el personaje de que su esemplar habiase copiado por el originai del autor recogido por orden espressa del rey y colocado en su biblioteca del Escoriai por su bibliotecario don Juan de Santander; pero coma el tal personaje no habia sacado la copia por si mismo, sino que naturalmente se la encomendaria a algun oficial, siempre quedaba en pie mi escrúpulo, mi duda, mi dificultad y mi desconfianza. Pues, i que haria yo para salir della, y para enterarme que no ponia en las manos de los curiosos cebollas por manzanas y calabazas por melones?

Aqui, mi senor lector, bay necessitad y suma de que Vuestra Merced abre su caja y tome un polvo que le ayude a favorecerme un ratito mas de su cortesana flema y que le fortalezca della para oirme otro mediano trozo de historia.

Vuestra Merced debe de saber, si ya no está harto de saberlo, que el legitimo, castizo y verdadero historiador de fray Gerundio no fué «el licenciado don Francisco Lobon de Salazar», comò suena en la fachada. Este buen clérigo, aunque presbitero y beneficiado, no fué mas que su padre adotivo y putativo. El único padre que la engendró y la parió sin assistencia de parlerá, fué un ilustre jesuita, muy conocido en Espaiia por otras obras, que le merecieron crédito por alla de muy culto, muy erudito y aun muy salado escritor; y su nombre que probablemente lo sabrá Usted tan bien y mejor que yo, es Josef Francisco de Isla, originario del principado de Astúrias, pero nacido y criado en la provincia de Campos.

A los diez y seis anos de su edad, y, a lo que yo imagino, sin mucho saber lo que bacia, Su Paternidad, que aun no lo era, dio las espaldas a este mundacho tan lleno de embustes y de todo genero de maldades y sin mas ni mas se fué derechamente a tomar el negro hábito en el colegio de Santiago

G. Bar ETTI, Pr/-/azioni e polemiche. 21